Semana del cine de UPValència


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Universitat Popular de València celebra del 18 al 21 de febrero su Semana del Cine con la programación de cinco películas en las salas Aqua de València, a las que acudirán en los próximos 4 días centenares de participantes de la UP. Las sesiones matinales se han programado a las 10:30 horas y las vespertinas a las 16 horas.

La iniciativa forma parte de la programación #CulturUP de Universitat Popular, el programa de actividades culturales del área de gestión cultural de este organismo autónomo de l’Ajuntament de València.

El cine es una herramienta que se utiliza cada vez con mayor peso específico en la formación en valores, nos facilita aprendizajes que son útiles tanto en la vida escolar como en la formación complementaria de adultos. El lenguaje audiovisual nos permite acercarnos a pensamientos e ideas de una forma lúdica, mientras nos aporta información del mundo que nos rodea, favoreciendo el conocimiento de otras realidades, de otras culturas. Resulta, por tanto, un elemento clave en la formación integral de la persona, máxime cuando este recurso lo abordamos como parte de un proceso cultural de participación y convivencia. Como ya hemos señalado en otras ocasiones, el cine nos permite ver la respuesta a diferentes problemas que se suscitan en diferentes momentos por lo que forman parte de los comportamientos sociales, reforzando la relación entre sociedad, cultura y cine. La visión de la vida en manos de unos personajes, es capaz de activar capacidades cognitivas y generar comportamientos críticos. El debate sobre las películas nos permite ejercer como ciudadanía activa y participativa, porque permite valorar y comprender la sociedad desde diferentes puntos de vista. Además, contamos con el hecho clave de que es un recurso que favorece la participación social del individuo, y que puede utilizarse a lo largo de toda la vida. La reflexión tras el visionado de una película es la puerta al cambio de actitudes, a mirar con otros ojos la realidad que nos rodea.

La selección de las películas que hemos realizado en este ciclo, aborda la idea de poder desde diferentes ángulos. El poder como la capacidad de influir sobre los individuos mediante la autoridad que deriva un proceso político, como en “El vicio del poder” o en “la favorita, y del poder que es capaz de otorgar el carisma, la persuasión y las relaciones personales, tal y como observamos en “Green book”. El juego del poder y las relaciones que subyacen, queda reflejado en este ciclo permitiéndonos asistir en “La favorita” a los mecanismos con los que consolidan poco a poco su posición y como va ganando su parcela de poder cada personaje. El hecho de que las películas, “El vicio del poder” y “La favorita”, nos remitan a sucesos con base histórica, no hace sino redondear la idea de que nuestra situación actual, como no podía ser de otra forma, es el resultado de los juegos de poder producidos a lo largo de la historia. Ambas películas, además, nos abren la puerta a completar y cotejar los hechos que narran con los periodos históricos de referencia.

El film, “Green book”, hace referencia a un término que aparecía en las guías de viaje y que indicaba a los ciudadanos negros en qué alojamiento de los estados sureños podían pasar la noche. Es un viaje que realizamos junto a los personajes, en el que la amistad otorga el apoyo emocional y la seguridad que necesita el individuo. En este sentido, es innegable que nos conduce a una reflexión sobre el Poder de la amistad, como la base sobre la que se sustenta la integración social. «El blues de Beale street”, da un paso más en la importancia de las relaciones de amistad, en la fuerza que imprimen y además, en este caso, del amor. Es una película de una belleza sentimental que llega al alma, mientas nos cuenta que a la buena gente le pasan cosas malas, mientras quedamos cautivados por esa madre leal capaz de luchar por los suyos con todas sus fuerzas. Evidencia como la ejecución de la justicia por quien detenta el poder, puede ser injusta. Nos deja en el aire la pregunta de si el poder garantiza la justicia.

Por último, hemos programado una película, “Bohemian Rhapsody”, ejemplo de contradicciones, en la que el cariño, las relaciones personales y afectividad conviven con los desequilibrios a que aboca el poder económico y el éxito. Un “biotipic” de un mito que sobrevive en nuestro imaginario pese a los complejos que acompañan a la personalidad de Mercury, sencillamente porque humanizan el personaje, un portento vocal incuestionable interpretado por Rami Malek. Un conjunto de películas que nos hablan a gritos de la importancia de la humanidad, de esos lazos que sustentan las relaciones y que nos tienen tanta fuerza como para reflexionar sobre dónde reside realmente al poder de la raza humana. Sobre quien detenta realmente el poder aunque no sea consciente de ello.

(Text Gestió Cultural)