#UPValència salta las barreras de la brecha digital y mantiene activo el contacto con sus participantes


La Universitat Popular de València salta las barreras de la brecha digital y mantiene activo el contacto con sus participantes de todas las edades a través de diferentes herramientas que van de las clases online a las videoconferencias en grupos de 4 por whatsapp, propuestas de actividades por mensajes de chat, a las llamadas individualizadas, para romper cualquier posibilidad de aislamiento de sus participantes a causa de las dificultades de acceso a las nuevas tecnologías.

En una situación como el confinamiento por la pandemia del Covid-19, en la que el acceso a las nuevas tecnologías se muestra como una herramienta crucial para evitar el aislamiento y acceder a recursos de todo tipo, las personas sin posibilidad, habilidad o capacidad de acceder a ellas ven agravada en mayor medida su situación de vulnerabilidad. En circunstancias como ésta se pone de manifiesto el valor de las redes sociales no virtuales y de proximidad como las que se tejen en los centros de la Universitat Popular de València alrededor de sus actividades, tanto de aula como de centro, y el compromiso con las personas de un proyecto de participación social, como es la UP, que trasciende el ámbito de la formación a lo largo de la vida para ejercer una función social fundamental e imprescindible.

  

Ante la diversidad de situaciones de las participantes, los equipos de los más de 30 centros UP en la ciudad, han desarrollado todo un abanico de estrategias para mantener activo el contacto con las personas que forman parte de la comunidad UP e incluso abrir los recursos de UPValència al resto de la ciudad, para dar respuesta a la situación excepcional de confinamiento, crisis sanitaria y social a causa del coronavirus.

En #UPMalvarrosa, #UPPoble Nou, #UPBorbotó y #UPMassarrojos, entre otros centros, se han ofrecido clases online a través de plataformas digitales para quienes han tenido acceso a internet y equipos informáticos, pero también se han realizado clases y contactos por videoconferencia en grupos de 4 personas para quienes no tenían acceso a plataformas online, o se han enviado propuestas de actividades o enlaces a recursos en mensajes por whastapp para quienes no tienen acceso a videollamadas. Incluso se ha utilizado el messenger de facebook para llegar a quienes solo podían utilizar esta herramienta o, cuando ha sido la única vía posible, se ha recurrido a llamadas telefónicas individualizadas.

Estas iniciativas han propiciado enriquecedores encuentros que han permitido verse, compartir impresiones, reír y desconectar de la realidad del confinamiento, además de aprender y mantener el contacto con formadores y con el resto de compañeros y compañeras de los grupos de actividad.

La respuesta, señala la formadora UP Mª Carmen Marco, “ha sido muy satisfactoria tanto para las personas participantes como para las profesionales de la Universitat Popular. La gente nos ha abierto sus casas y su corazón, la participación ha sido muy activa, se ha producido un intercambio enriquecedor de ideas, imágenes, trabajos y emociones, en el que hemos aprendido todas y todos”.

En cada grupo se ha utilizado uno o varios métodos diferentes según las características del grupo. En Artesanía, señala Marco, “hemos utilizado especialmente el whatsapp, algo que hace el proceso más lento porque contactamos de 4 en 4 en cada videollamada” y con los grupos de Pintura y dibujo hemos usado el messenger de facebook o clases online por zoom que nos permiten encontrarnos con más participantes a la vez”.
En otros centros, formadores y formadoras de diferentes actividades han ofrecido clases en directo desde youtube, especialmente las de gimnasia y bailes, o han grabado en vídeo tutoriales o clases para seguir en el momento en que se desee con posterioridad.
Aunque esta página web de la Universitat Popular es un punto central en el que se han reunido las propuestas de #UPaCasa para hacerlas accesibles a quienes dispongan de acceso a internet y un equipo, ya sea ordenador, tablet o móvil, la respuesta de la Universitat Popular a la pandemia ha sido capaz de llegar hasta el último rincón donde alguna persona  participante de la UP se mantenía desconectada de las nuevas tecnologías o con dificultades importantes de acceso.
La respuesta de la Universitat Popular, además de tratar de cumplir objetivos de formación, ha conseguido cumplir uno de sus objetivos clave, el impulso de la participación social, al ser capaz de mantener a su comunidad no solo vinculada y activa en la conexión con los grupos y centros UP, sino activa en proyectos colectivos de participación social y de ciudad que se han impulsado, como muestran por ejemplo los más de 500 dibujos y pinturas recibidos de la propuesta #PintaDesDeLaFinestra en el marco del programa #UPaCasa, o la importante repercusión de la página de acceso a recursos culturales gratuitos y online #GestiónCultural, entre otras iniciativas.
Marco destaca especialmente “haber mantenido el contacto con una participante sordomuda de nuestros grupos mediante videollamada por whatsapp que nos ha permitido comunicarnos por lengua de signos y una participante de 91 años sin whatsapp con la que hemos mantenido el contacto por teléfono”. Son solo algunos ejemplos de una comunidad formada por varios miles de participantes en la ciudad de Valencia.
La funcionalidad social de los espacios de participación y encuentro como los centros de la Universitat Popular se evidencia más que nunca en momentos tan difíciles como el que atravesamos en la actualidad en los que se necesitan, sobre todo, respuestas de proximidad, a escala humana.