“Puertas cerradas” un proyecto artístico que abre una reflexión sobre los caminos de la vida


Los centros de #UPValència en Carpesa, Nou Moles, Algirós y Abastos presentan el resultado del proyecto “Puertas cerradas:…”, una iniciativa  de la formadora de Pintura y Dibujo de la UP Mari Carmen Rodrigo, en colaboración con el formador Lalo Jiménez  y la formadora Amparo Blasco, desarrollada durante este curso, en la que han abierto una reflexión sobre los caminos que se abren y cierran, las oportunidades, la intolerancia, las violencias. El proyecto, que ha culminado con una exposición permanente en los centros participantes, se puede visitar a partir de esta semana en los diferentes centros.

 

Cruzar por primera vez la puerta de cualquier universidad popular puede cambiar en mayor o menor medida la vida de las personas.  No cruzarla, por falta de interés, desconocimiento, vergüenza, ideas preconcebidas… Impedirá “contaminarse” de todo lo bueno que este proyecto municipal ofrece a la ciudadanía.

Las puertas a menudo nos protegen, preservan nuestra intimidad y guardan nuestros secretos, en ocasiones nos encierran y nos quitan la libertad. Nuestras vidas están marcadas por puertas que nos atrevemos a cruzar y también por las que no cruzamos. Hay puertas que atravesamos con entusiasmo, otras apresuradamente, algunas las superamos por necesidad, unas pocas con miedo y otras nos supondrán el inicio de una nueva vida, un nuevo proyecto grande o pequeño que nos marcará para siempre.

El proyecto de la universidad popular deja huella en las personas que han participado en él. La gran mayoría de gente que ha cruzado sus puertas y se ha matriculado en algún curso, repetirá al año siguiente.  Parece justo pues devolver esa huella a una casa, generosa como ésta, que tiene siempre sus puertas muy abiertas. Desde el aula de pintura y dibujo, hemos querido que las y los participantes, que semanalmente han traspasado su puerta, dejen su marca “para siempre” en esta casa que es de todas y todos, pintando alguna que haya cambiado sus vidas.

Este no es un mero trabajo de copia. Es un trabajo de reflexión, es un trabajo en el que desde la nostalgia y la perspectiva que nos dan los años, reparamos en los lugares donde hemos pasado buenos y malos ratos, donde hemos gozado con las alegrías y hemos sufrido dolor, tristeza y sinsabores, donde hemos convivido con nuestros vivos y nuestros muertos… En definitiva, donde hemos vivido las cosas que nos han hecho ser tal y como somos y han dado sentido a nuestras vidas.

Detrás de cada tablilla, cada artista ha escrito en prosa o verso lo que ha supuesto en su vida la puerta que ha pintado. Texto que no se muestra al público, pero que se guarda en una memoria escrita, como quedan guardados los recuerdos en la nuestra.  Y para que la huella continúe, cada nuevo participante de dibujo y pintura que cruce la puerta de nuestro taller además de los trabajos que haga durante el curso, deberá añadir una nueva pieza a este conjunto, siendo así ésta, como lo es la universidad popular, una obra inacabada, en continua renovación y que marca a toda y todo el que pasa por ella.

Lalo Jiménez (Profesor de Dibujo y Pintura en la U.P. de Valencia)

 

La iniciativa “Puertas Cerradas: …” está incluida en la programación anual de las clases de Dibujo y Pintura de la Universidad Popular de los diferentes centros implicados, y “refleja a través de alegorías pictóricas la cíclica discusión respecto a violencias de todo tipo, ya sean estas de género, raza, sexualidad o condición social. En una situación política en la que parece que la tolerancia se demanda para todas las ideas, incluso a aquellas que, paradójicamente, anulan la libertad de otras, “Puertas Cerradas” se planta irresoluble, “No. Hasta aquí hemos llegado.” Portazo”, señala el comité docente.

El formato elegido es de tablillas de madera de 10 x 15cm, intervenidas mediante técnicas tanto secas como húmedas (oleo, sanguina, acrílico, esmaltes…). Además, la exposición irá creciendo cada año, puesto que el alumnado cederá una obra para mantener vivo el espacio. El feedback entre docente y discente se hace visible en la exposición, mostrando obras que se han ido haciendo durante el curso.